jueves, 7 de noviembre de 2013

Agoniza por interés

África, la cuna de la Humanidad,  el continente más antiguo, el más grande, el más pobre y sobre todo el más olvidado.  O quizás no, lo olvidamos a la hora de cumplir promesas como la industrialización y la modernización. Pero señores, no sólo no cumplimos con nuestras promesas del pasado, si no que tampoco hemos cambiado. Lo que antes era una explotación de recursos y esclavizar a los autóctonos con la cara descubierta. Es ahora una explotación de materias primas  y explotación de la mano de obra, pero somos más inteligentes, sutiles tal vez. Así que llamémoslo deslocalización, libre mercado, globalización. Porque todos somos hermanos, lo que es de África también es nuestros, los minerales del Congo, las plantaciones de Cacao de Costa de Marfil, Ghana, Nigeria y Camerún, su Tantalio (Coltán) usado en la fabricación de baterías para teléfonos, sus niños, claro, que trabajen para nosotros, ni que tuviesen otra cosa que hacer como ser niños. Todo, menos las 40 millones de personas enfermas de SIDA, las 300 millones viven en la pobreza absoluta, los más de 30 millones de niños sin acceso a una alimentación básica. Así, somos y como nos gusta.
¿Sabéis qué otra cosa nos gusta?
Nos encanta llevarnos la boca diciendo lo mal que lo hicieron nuestros antepasados, nos encanta decir que ayudamos, y lo hacemos, con un 0,0007 % de nuestra riqueza, y curiosamente el 40 % de nuestra riqueza es gracias al África de ahora, no quiero hallar el porcentaje teniendo en cuenta el pasado. Y también nos encanta prometer cosas, promesas incumplidas que llevan a África a estar rezagada a la marginación.  ¿Por qué nadie ha pedido perdón por la esclavización y explotación de África? Quizás porque admitimos la culpa, pero no la sentimos realmente, ni la culpa, ni la deuda.
Algunos dirán "A estas alturas de la historia de veríamos preocuparnos más por el futuro que por el pasado", o alguna de esas maravillosas y  típicas frases. Pero ya lo dijo George Santayana:  Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. No les hablo del pasado tampoco, les hablo del futuro que tanto les agrada, y del presente en el coexistimos.
 
Eh, que también todo lo que es occidente es para África, nuestra cultura, las fabricas que las multinacionales y sus humos contaminantes, nuestra compasión y solidaridad. Pero no lo mismo que queremos para nosotros, ni democracia, ni igualdad, ni libertad, ni derechos, y ni siquiera dignidad.
Parece que para que existan naciones ricas, deben existir también naciones pobres. ¿Es eso lo que queremos? ¿Que nuestros hijos y nosotros consumemos lo que han fabricado niños como ellos?
Y no sólo un producto que les priva de la libertad, sino que posiblemente les cause hasta la muerte. Recuerden son niños que cargan con sacos de cacao, niños trabajan hasta 12 horas, utilizan herramientas peligrosas y están expuestos a pesticidas.
 
Lo sé, no soy tan ilusa, no sirve de nada no consumir ciertas marcas, la lista cada día se va alargando más y más. Si tuviéramos que abstenernos sin consumir los productos que vienen de allí volveríamos a la edad media.  Sería una hipocresía no comer chocolate pero llevar un teléfono en el bolsillo o redactar un blog desde un ordenador portátil. Pero aun así, no hacer nada, es peor.
 
El problema no sólo radica en la indigencia moral de estas empresas, tampoco nuestra indiferencia,  sino en los sátrapas, gobernantes responsables hijos de puta que lo consienten,
 
Hay cosas que se nos escapan de las manos, ya... Pero concienciarnos y concienciar a los nuestros de que el mundo en que vivimos no es el único. Hay otro, más duro, más cruel, y más real. Esos empresarios y gobernantes fueron unos niños malcriados y insensibles, no ayudan porque crecieron en un mundo perfecto, lleno de exquisitos perfumes, coches lujosos, y no quieren ver más allá de su propia realidad. Fueron educados con una mentalidad materialista, en esto se han convertido y nos han convertido.
 
 .-Dawn

4 comentarios:

  1. uff..., largo te lo fías, querida Dawn, largo y difícil como esa abrupta y escarpada subida de la "cavernosa vivienda subterránea" platónica: ojalá te asistan la lucidez y el coraje

    ResponderEliminar
  2. Ilusa no, pero soñadora desde luego.
    Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla.
    Los hispanos no nos cansamos de repetirla,nos falta esa solidaridad que tanto pareces anhelar.
    No fuimos educados en ella tampoco.
    Espero que no cambie y su discurso sincero cambie por uno lleno de demagogia ¿Recuerda?
    Un beso.
    Martín

    ResponderEliminar
  3. Mi pequeña Shahrzād te añoro tanto a ti
    ...y a tus historias.
    Pero sé que no pierdes el tiempo, sigues queriendo abrazar el mundo con tus pequeños brazos.
    Esto es así, frío, crudo, y nos supera. Lo mismo que siempre no cambies.
    Y...
    Soy de útero y memoria
    su insomnio de silencio,
    su alegría, su cruz,
    su deleite, su desconcierto.
    Insomnes estamos por perdernos.
    Insomnes estamos por perdernos.
    Entonces soy Sherezade
    a quien sólo las palabras salvaron de la muerte.
    Nos vemos pronto.
    Quieras o no, cumpleañera.

    ResponderEliminar
  4. PD: Coltán, mortal para esos niños, y de regalo hace que los productos tengan fecha de caducidad. Así que si la moda no te obliga a comprar otro electrodoméstico, lo hará el Coltán. Somos lo que consumimos.

    ResponderEliminar